miércoles, 24 de junio de 2009

Kiosko de Narváez: el agua de cebada

Durante los meses soleados se instala en Narváez esquina a Jorge Juan un kiosko de horchata, granizado de limón y agua de cebada. Este puesto estival, que funciona desde los años 40, es el único de Madrid que todavía sirve el agua de cebada, bebida que fue muy popular a fines del XIX y principios del XX. El agua de cebada está hecha con cebada tostada y tiene un sabor parecido a la malta. Se dice que el agua de cebada es muy buena para aliviar la cistitis, el reúma, las inflamaciones respiratorias y digestivas , y es vigorizante. Eso sí, quienes la tomen con fines terapéuticos, es mejor que no añadan azúcar y la hagan ellos mismos según las recetas que aparecen en internet.

Foto: C. Osorio.

1 comentario:

Anónimo dijo...

joder...aquí me llevaba mi padre de pequeño todos los años a tomarnos unas horchatas...la mejore que he probado en mi vida.
Todavia voy todos los veranos allí....es una visita obligada