viernes, 19 de febrero de 2010

Café de Oriente


Fundado en 1983 en la Plaza de Oriente nº 2.
El edificio en el que se encuentra fue construido en el solar del desaparecido Convento de San Gil (del Siglo XVII). El restaurante, llamado Sala de las Bóvedas, está situado en la cueva ocupando dependencias que pertenecieron a este antiguo convento.
El actual edificio es un sobrio y elegante inmueble del siglo XIX con fachada curva a la plaza de Oriente.
El cura Luis Lezama, su creador, buen vasco de origen y buen madrileño de adopción, es un gran amante de las tradiciones madrileñas. Lezama, desde su puesto de tabernero ilustre, ha venido realizando una gran labor social de ayuda a personas necesitadas. El fué quien abrió en el 74 la Taberna del Alabardero. En el café de Oriente se han celebrado tertulias literarias y taurinas. Por cierto, los miércoles, a las ocho de la tarde, hay cuenta-cuentos para adultos. A veces, los gorriones de la plaza entran a picotear las migajas que hay en las mesas o en el suelo, constituyendo un delicioso espectáculo.
El restaurante dispone de un menú a precios razonables los dias de diario. La oferta de tapas, raciones y bollería en la barra deja mucho que desear. Debería estar un poco más cuidada, en consonancia con un local de esta categoría. A la izquierda del café de Oriente se encuentra otra sucursal del mismo: “la Botillería”, en cuya cueva hay un cristal que permite ver un trozo de la muralla de Madrid.
Foto: Carlos Osorio

1 comentario:

Fop Estudio dijo...

Es un sitio ideal para llevar a los familiares que nos visitan. Nunca defrauda.