miércoles, 24 de febrero de 2010

El Salón Montano











Una sala de conciertos del XIX: Paralelamente a la fabricación y venta de pianos, los Hijos de Montano establecieron una sala de conciertos a la que llamaron “Salón Montano”. Esta sala conserva sus valiosos murales, las columnas y las taquillas de venta de entradas. Actualmente es una buena tienda de decoración: “Rústika” (C/ San Bernardino, 3) cuyos dueños han cuidado y restaurado a sus expensas este valioso legado cultural.

Los murales son del gran pintor y ceramista Daniel Zuloaga (tío del pintor Ignacio Zuloaga) La mayoría están hechos al óleo sobre lienzos pegados al techo. También hay unas pinturas de estilo pompeyano sobre pared y un tapiz.

Las bonitas taquillas, hechas en madera y hierro, están pintadas de blanco y pueden verse al entrar en la tienda.



Fotos: Carlos Osorio

3 comentarios:

J. J. Guerra Esetena dijo...

Asombroso!! He comprado un par de veces en Rústika y jamás lo hubiera imaginado. Gracias por esta serie de reportajes, todo un descubrimiento. Saludos, Jesús

pepa dijo...

Sólo alguna puntualización; Los murales fueron pintados por Germán y Daniel Zuluaga a los que se pagó 5.000 pts par el trabajo que terminaron en diciembre de 1884. Nunca han sido restaurados. En la antigua fábrica de pianos no queda ninguna documentación, si algún mueble.

el osorio dijo...

Saludos, Jesús. Gracias, Pepa.