lunes, 1 de marzo de 2010

El Futbolín

El fubolín sigue siendo una de las actividades más divertidas para el tiempo libre: además, se hace un poco de ejercicio, aumenta los reflejos y favorece la sociabilidad.

El futbolín es un invento español. Alejandro de Fisterra lo creó en 1937. Alejandro había sido herido en un bombardeo. Durante su estancia en el hospital vio que los niños heridos no podían jugar al fútbol, y se le ocurrió una forma de poder entretenerles. Si el tenis de mesa había dado el ping-pong, el fútbol daría el futbolín. Con ayuda de un carpintero vasco amigo suyo, creó el primer futbolín.

Fisterra tuvo que exiliarse a Sudamérica huyendo del régimen franquista. Cuando regresó, en los sesenta, España entera jugaba al futbolín, del que había incluso campeonatos nacionales.

Hasta no hace mucho este juego encantador abundaba en los bares patrios. Pienso que los taberneros deberían reconsiderar la vuelta de los futbolines, que siempre dan alegría y buen rollo a los locales.

Foto: carlos osorio.

3 comentarios:

Cecilia Alameda Sol dijo...

Hasta los que no somos apasionados de este deporte, hemos pasado buenísimos ratos dándole al balón

Don Bernardino dijo...

Sin duda, uno de los entretenimientos más sanos y seguidos por generaciones y generaciones, aunque yo pensaba que era aún más antiguo. Al menos en un bar que conozco en mi ciudad sigue habiendo un futbolín y puedo asegurar que es lo que más éxito tiene frente a otras maquinitas modernas. Pero claro, amigo Carlos, la recaudación no es comparable, se forma mucho follón y requiere de mucho espacio libre a su alrededor (sin contar las pelotas que salen disparadas y pueden acabar impactando en el ojo de algún cliente o amerizando en el cubata). Y eso hay que tenerlo en cuenta en disculpa del hostelero. Aunque por otra parte estoy convencido de que si se resucitaran los antiguos salones de juegos serían un exitazo. Internet ya no es ninguna novedad y me da la impresión de que los jóvenes ya comienzan a aburrirse de tanto jueguecito virtual y contactos impersonales a través de las redes sociales. Además, los menores de 18 años, que no pueden entrar en bares, dispondrían de un lugar de encuentro, de los que actualmente carecen.

el osorio dijo...

Totalmente de acuerdo, Cecilia y Don Bernardino.