sábado, 6 de marzo de 2010

El Kinze de Cuchilleros


El Quince de Cuchilleros

Agraciada peluquería de la calle Cuchilleros, amueblada con sillones Acha, (fabricados en Eibar), en la que conservan diversos útiles del oficio, como el esterilizador, la caja de caudales de madera (precursora de las cajas registradoras metálicas, con ranuras para las diferentes monedas) o las bacías de barbear (como la que se puso don Quijote a guisa de yelmo)

Fue instaurada en 1900 por el burgalés Eladio Gurumeta, quien durante el primer año se alumbraba con candiles de carburo hasta que pudo pagar la fianza de 25 pesetas. Le sucedió un oficial suyo llamado Fernando Coello, a quien relevó su hijo Guillermo. Luego se hicieron cargo de ella el actual dueño, Rafael López (que entró con 19 años y lleva ya 45 cortando el pelo) y su socio Alfonso.

Fotos: Carlos Osorio.



9 comentarios:

Pasamonte dijo...

Precioso establecimiento, todo un resistente en el entorno de Cuchilleros, tan maltratado por toldos, carteles publicitarios insulsos y toda la parafernalia turística que está degradando la verdadera imagen del casco antiguo.

De todos modos, gracias por el post, Osorio. ¡Y que vivan los comercios tradicionales, aunque tengan que adaptarse a los tiempos!

J. J. Guerra Esetena dijo...

Vaya sorpresa, el Kinze de Cuchilleros! Cuántas veces me he cortado el pelo allí. Entrar en esta peluquería es todo un placer. Incluso se agradece que tengas que esperar, porque no faltan los temas de conversación. Los peluqueros, sobre todo el dueño, son expertos en entretener a su clientela con un buen tema. Gracias por el post, menuda sorpresa!!!!

Cecilia dijo...

Sorprende que todavía siga funcionando. Será que no le falta clientela.

BeaBurgos dijo...

Acabo de descubrir tu blog y debo decirte que me gusta mucho. Felicidades! ah! y gracias por colocarme en el blogroll... acabo de descubrirlo y yo haré lo mismo. Un abrazo!
BeaBurgos
El blog de Tetuán - Madrid

Don Bernardino dijo...

Lo que menos me gusta es el nombre. No entiendo esa modernidad que consiste en cambiar la ortografía castellana a capricho de cada uno. Por lo demás, ¡chapeau! (o chapó).

Campurriana dijo...

Soy una madrileña que vive en Galicia y viaja a menudo a la capital...me gusta estar en contacto con la vida de Madrid y aprovecho para decirte que enlazo tu blog al mío si no tienes inconveniente...

Un saludo desde Compostela.

el osorio dijo...

Yo, como soy calvo, no voy mucho por allí, pero estoy con vosotros-as en que es un gustazo cortarse el pelo en un sitio como este, donde hay interesantes tertulias entre peluqueros y clientes. Lo del poner el quince con Ka es un poco adolescente, estoy con Bernardino. Saludos a Bea y a Campurriana.

Miguel dijo...

Yo llevo más de diez años cortándome el pelo allí y aunque cada vez tengo menos espero que sean muchos más. El trato de Alfonso, Rafae, María y compañía es excelente. Un local cien por cien recomendable.

Saludos

loli vecina garrucha dijo...

No he estado nunca en esta peluquería, soy de Almería, pero si fuese a Madrid, lo primero que haria seria ir a visitarla porque es un placer conversar con gente como Alfonso.
Es una lástima que no sea también peluqueria de señoras.