viernes, 29 de agosto de 2014

Recuperar los cines



Un cine cerrado es una imagen que escuece a los ojos del caminante.
Tras más de una década sin uso, el Real Cinema, en la plaza de la Ópera, sirve de albergue improvisado a unos indigentes.
Un cine o un teatro cerrado en pleno centro, en el cogollo más transitado de Madrid, en una zona donde cientos de miles de madrileños y turistas deambulan, a veces sin saber muy bien qué hacer...
es un fracaso.
Es el fracaso de la iniciativa privada,
pero sobre todo lo es de la gestión pública.


Porque si en ese cine-teatro se programara cine o teatro, música o danza, a unos precios asequibles, 
muchos de los que pasean sin saber muy bien qué hacer y que no tienen suficiente dinero para ir, por ejemplo, a los musicales de la Gran Vía,
pues podrían disfrutar de la cultura en un lugar tan apropiado como la plaza de Isabel II.
Así de sencillo.


Y lo que digo para el Real Cinema sirve para el Madrid, el Palacio de la Música, el Bogart, el Rex, el Roxy, el Luchana, el Morasol, el Canciller, y un largo etcétera...




Fotos 1 a 3 C. Osorio.
Foto 5: Santi Ochoa.



2 comentarios:

Manuel dijo...

Totalmente de acuerdo, Carlos, en que se han convertido todos aquellos cines de nuestros recuerdos, vivo muy cerca de lo que fue el cine Canciller, y la sala de conciertos , fue muy significativa por los conciertos en vivo,y ahora solo queda el recuerdo de lo que fue, por lo menos, no han quitado los rótulos de lo que fue el cine.Un saludo

el osorio dijo...

Así es, Manuel, la piratería y la especulación están acabando con los templos de la cultura, con la complicidad de los que mandan. Y ya que hablas del recordado cine Canciller, aprovecho para mandar un abrazo al colectivo que mantiene en pie su memoria: http://salvemoselcanciller.blogspot.com.es/

Un cordial saludo.