miércoles, 20 de agosto de 2014

Regalar tiempo




Pues...la verdad es que a veces se cansa uno del rollo de comprar siempre los mismos regalitos, y es que comprar algo a alguien no es la única manera de demostrar el cariño.

También podríamos regalar tiempo, nuestro valiosísimo tiempo 

Pongo varios ejemplos:

-Querida Ángeles: sabes que últimamente estoy muy ocupado, aún así, he decidido que este año mi regalo de cumpleaños va a consistir en regalarte dos horas de mi tiempo para dar un paseo contigo por el parque del Retiro.

-Mi buen amigo José Luis: te regalo mi tiempo para ir contigo a ver una exposición.

-Hola, Paco, te regalo mi tiempo para ayudarte a arreglar la bicicleta.


Podemos regalar tiempo para escuchar, para recordar, para ver viejas fotos, para enseñar a manejar un programa de ordenador, para invitar al teatro, para montar en bici, para...


¿Te animas a regalar tu tiempo?




2 comentarios:

Sylvia G. Sánchez dijo...

Es una buena idea, el tiempo vale oro y cuánto más pasa y nos hacemos mayores, el tiempo va teniendo más importancia en nuestras vidas. La verdad es que lo mejor sería tener tiempo, siempre, para estar con los que quieres.

el osorio dijo...

Así es, Sylvia, saber darle a los afectos el tiempo que se merecen es saber vivir.