miércoles, 1 de julio de 2015

A por agua al canalillo



Una de las fotos más encantadoras del costumbrismo madrileño es esta imagen en la que dos niños acuden a por agua a la fuente del Canalillo, en la Dehesa de la Villa, y regresan alegres y despreocupados desafiando al verano.
La foto es de J.L. Berzal, y son los años 50.




2 comentarios:

Don Bernardino dijo...

Puedo imaginar que si estos niños hubieran podido disfrutar de agua corriente en sus casas o chabolas, probablemente serían aún más felices. El entrañable costumbrismo en oasiones lo que oculta son verdaderos dramas sociales.

el osorio dijo...

Tienes tu parte de razón, claro que sí, pero ser feliz no es una cuestión solo socio-económica, es una actitud ante la vida, y nadie lo es permanentemente, por eso lo que más recordamos de nuestra vida son momentos, momentos como este. Probablemente tuviesen cerca de casa otra fuente con agua del canal, pero preferían ir a coger agua a un manantial.