martes, 19 de mayo de 2015

El crimen de la iglesia del Buen Suceso



Si la madrileña iglesia del Buen Suceso fuese una persona habría que hablar de un doble asesinato.
Primero se destruyó la primitiva iglesia del Buen Suceso, del siglo XVI, en la Puerta del Sol, y luego, en 1975, los bárbaros se ensañaron con la segunda iglesia del mismo nombre, en la calle Princesa.


La segunda iglesia del Buen Suceso, en la calle Princesa, era obra del arquitecto Agustín Ortiz de Villajos, del año 1866.


A diferencia de otras iglesias madrileñas, esta tenía un valor añadido pues parte de ella estaba construida con piedra. En la foto superior vemos el desaparecido relieve del tímpano de la portada, obra de Eduardo Barrón.


Y en este grabado vemos el interior del templo.
En los años 60 y 70, en plena dictadura, los vándalos tenían licencia para derribar lo que se les antojaba. Pero en este caso el delito tenía un agravante, y es que los bárbaros pertenecían a Patrimonio Nacional, el organismo encargado de velar por nuestro Patrimonio.


En el lugar del templo y del contiguo hospital se construyó un edificio de apartamentos que, a juzgar por su gran tamaño, aquella operación debió de salirles muy rentable a quienes propiciaron el derribo.
Junto al edificio se hizo una pequeña iglesia a la que los madrileños bautizaron como "Nuestra señora de Magefesa" por su gran parecido a una olla a presión.


Pero ocurre que la mayoría de los "crímenes" dejan huella y en este caso, al ser el crimen de una iglesia, la huella tenían que ser sus piedras.


El caso es que llevaba tiempo intentando averiguar a qué edificio habrían pertenecido los cientos de piedras que permanecen abandonados en el Monte del Pardo, cerca de Somontes, y finalmente, mi amigo Víctor me habló de la página de unos investigadores, y así he he sabido por fin a quién pertenecen estos restos.


Son los restos de la iglesia del Buen Suceso.
Están en unos terrenos de libre acceso, pertenecientes a Patrimonio Nacional. 
Desde Somontes, se sube caminando por la carretera de la Quinta unos trescientos metros, allí se coge un sendero a la izquierda, y a unos quinientos metros se hallan los restos arquitectónicos.

(Fotos del Pardo: C. Osorio)






6 comentarios:

marta raqassa dijo...

En esa iglesia había unos jardines donde se podía estar. Como curiosidad, si se mira con el Google Maps el edificio de apartamentos, se ve las piscinas que hay en la azotea.
https://goo.gl/maps/uFxti

Anónimo dijo...

Hola Carlos. Interesante historia. Confieso que me encanta el interior de esta iglesia que me resulta acogedor, recogido y elegante; no obstante el exterior no acompaña.
Un saludo.

Rody
lasideasderodi.blogspot.com

el osorio dijo...

Gracias por el dato, Marta.

Saludos, Rody.

José Mª dijo...

Por supuesto, en esta salvajada arquitectónica intervino la Iglesia que vendió esos terrenos….

Yolanda dijo...

Desde luego es de vergüenza todo lo que se refiere al segundo derribo de la Iglesia y el hospital. Como muchos otros que se hicieron en Madrid en esos años. Pero que sea el mismo Patrimonio el que lo haga!!! Y encima los restos tirados en antiguas escombreras.

Unknown dijo...

Muy triste, allí me bautizaron y se casaron mis padres, siempre la echaré de menos.