jueves, 5 de marzo de 2015

Por sus firmas los conoceréis



A menudo veo vehículos pintarrajeados. 
Supongo que los firmantes se sentirán orgullosos de imponer su firma a personas que no pueden afrontar el gasto de repintar cada dos por tres su camión.
Supongo que son los mismos que pintan habitualmente la fachada de mi casa sin preguntarnos nuestra opinión a los que vivimos en ella.
Su desprecio por el gusto y la opinión de los demás contrasta con el aprecio de que suelen gozar por parte de nuestras autoridades, que les dejan pintar impunemente.
Así nunca podrán aprender nada y seguirán imponiendo la ley del más fuerte,... y para que conste, ahí está su firma.




2 comentarios:

Rody M dijo...

Hola Carlos, que razón tienes. Nada, si el verbo respetar es un "arcaísmo".
Un saludo.

RODY

Óscar dijo...

Solución: pintar el camión de negro. Comprobado.